Siguenos por Email y Recibe Nuestras Actualizaciones

Para reducir el riesgo de transportar patógenos, es recomendable producir el material de siembra en la propia finca. Cuando no se dispone de material adecuado en la finca, se deben recolectar los frutos de un cultivo establecido en una zona con condiciones agroclimáticas similares al sitio donde se va a localizar el nuevo cultivo. En la selección de los frutos de los cuales se va a extraer la semilla se debe tener en cuenta que la plantación no haya presentado problemas fitosanitarios severos y que haya demostrado buen rendimiento, y que los frutos sean sanos, completamente maduros, de buen color, tamaño, peso y sin daños mecánicos