Siguenos por Email y Recibe Nuestras Actualizaciones

Los smoothies, batidos a base de frutas frescas trituradas o licuadas que se suelen mezclan con productos lácteos (leche, yogourt…), fueron un boom en California a finales de los años 60. Ahora, en pleno siglo XXI resurgen como tendencia en nutrición y estilo de ‘vida healthy’ y como una alternativa energética a los refrescos.

‘Son conocidos por su bajo aporte calórico y por las vitaminas que contienen. Aunque existen muchos establecimientos especializados en este tipo de bebidas, su elaboración es muy simple y los puedes hacer en casa con los ingredientes adecuados según los diferentes objetivos, y sin azúcares añadidos ni conservantes’, explica la doctora Mar Mira de la clínica Mira+Cueto.

Si lo que buscas es una opción saludable para no engordar o para acabar con los kilos de más acumulados durante el verano, la  Dra. Mira propone varios alimentos para crear smoothies depurativos:

- Fresa: Su poder diurético hace que el organismo se depure y elimine las toxinas, además de evitar la acumulación de líquidos.

- Menta: Se encarga de estimular las funciones gástricas y ayuda a emulsionar las grasas.

- Papaya: Es un alimento con acción anticelulítica y diurética.

- Maracuyá: Es rica en fibra, por lo que su ingesta supone una buena opción para lograr una acción depurativa del cuerpo. También posee efectos saciantes.

- Naranja: Su capacidad para acelerar el metabolismo hace que sea de ayuda en la pérdida de peso y, además, es antioxidante gracias a su gran aporte de Vitamina C.

- Piña: Es una de las frutas más relacionadas con la pérdida de peso. Su alto aporte de hierro, azufre y potasio ayudan a generar enzimas, proteínas complejas que contribuyen en el buen funcionamiento del organismo. Es uno de los ingredientes estrella en la mayoría de smoothies.

- Kiwi: Un antioxidante natural, bajo en calorías y rico en fibra con propiedades laxantes y desintoxicantes.

- Mango: Complementa al resto de alimentos con su capacidad para quemar grasas, controlar el hambre y disminuir el nivel de glucosa en sangre.

En algunos países, le llaman la “fruta de la pasión” o “maracuya”; nosotros, la llamamos parcha.

La Real Academia Española define a la parcha como el fruto de la planta de la familia de las Pasifloráceas, propia de América tropical.

Dicho fruto es ovoide, amarillento, liso, del tamaño de un melón y con pulpa sabrosa y agridulce.

La parcha es famosa en el ámbito gastronómico, particularmente, para la confección de aderezos y jugos. 

Sin embargo, son muchas las propiedades gastronómicas las que se le adjudican.
– Baja la presión arterial.
– Es rica en calcio, hierro y fósforo, además de vitaminas A y C.
– Tiene un alto contenido de betacaroteno, potasio y fibra, lo que la convierte en un excelente laxante.
– Promueve el buen funcionamiento del intestino.
– La infusión de sus hojas tiene un efecto relajante.
– Es un buen somnífero.
– Alivia los espasmos bronquiales.
– Alivia el dolor menstrual.
– Se dice que los indígenas utilizaban la flor para sanar heridas y raspaduras.
– Promueve una buena salud visual.
– La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos.
– Promueve el buen estado de la piel y el cabello.
– Favorece la absorción del hierro de los alimentos, lo que previene la anemia.
– Es favorable para la pérdida de peso, pues promueve el metabolismo energético.
– Promueve la salud del sistema inmunológico.